Los cambios producidos en los últimos años con el avance de la digitalización y su impacto en cuanto a la forma de hacer negocios y relacionarnos está teniendo su reflejo en la respuesta por parte de los gobiernos, especialmente en lo relativo a la fiscalidad de las empresas. Un proceso que se ha acelerado con la situación de pandemia vivida en el último año. Acciones como el plan de reforma fiscal propuesto por el presidente Joe Biden o el compromiso expresado por la OCDE en varias ocasiones así lo demuestran.

A este respecto, la Unión Europea acaba de emitir una comunicación en la que expresa su intención y plan de acción, titulada como “Business Taxation for the 21st Century”. Un documento que señala las prioridades comunitarias, que pasan por “un marco fiscal sólido, eficiente y justo que satisfaga las necesidades de financiación pública”, la “la transición ecológica y digital”, que permita generar “empleo e inversión basados en el crecimiento justo y sostenible”.

El primero de los puntos expresados por la Comisión Europea se basa en el establecimiento de una agenda común a todos los países miembros, sustentada sobre una “combinación equilibrada de ingresos fiscales, y un sistema fiscal guiado por los principios de equidad, eficiencia y simplicidad”, mencionando para ello dos ejes: crecimiento sostenible y fiscalidad efectiva.

Respecto al objetivo de crecimiento sostenible engarza directamente con otras prioridades estratégicas de la UE como el European Green Deal, en donde la gran medida será la reforma relativa a la Directiva sobre impuestos energéticos (Energy Taxation Directive). Otros elementos que menciona la comunicación son una fiscalidad acorde a los objetivos digitales, un marco que permita la inversión transfronteriza (por ejemplo, eliminando los obstáculos fiscales al respecto).

Respecto a la efectividad del sistema impositivo, la comunicación emplaza las actualizaciones a una futura reflexión ligada con el simposio ‘EU tax mix on the road to 2050’ que tendrá lugar en 2022. Los sistemas fiscales deberán eliminar obstáculos al mercado único para garantizar una fiscalidad eficaz, deben modernizarse para reflejar mejor la evolución económico y social, actual y futura. En el texto se indican ya las líneas sobre las que se basará esta reforma: reducir la dependencia en impuestos al consumo (como el IVA) o relacionados con costes laborales, fomentando los impuestos medioambientales o sanitarios (alcohol o tabaco), establecer una imposición justa y eficaz sobre las rentas de capital, impuestos recurrentes sobre bienes inmuebles, o la reforma del marco internacional del impuesto sobre sociedades.

En cuanto a medidas concretas, la comunicación establece el plan de acción para el corto plazo y el largo. Esto incluirá la aplicación comunitaria de las líneas en las que está trabajando la OCDE respecto a la relocalización de los derechos impositivos y el establecimiento de impuestos mínimos de tributación efectiva sobre beneficios de las multinacionales. Pero además esta comunicación expresa el deseo e intención de la UE de ir más allá, estableciendo medidas para garantizar una mayor transparencia, especialmente en lo relativo a la imposición de grandes corporaciones, la lucha contra el uso de sociedades pantalla, pero también medidas que apoyen la competitividad de las empresas, especialmente las PYME.

Además, este documento introduce la proposición de un nuevo marco para la imposición sobre la renta de las empresas (Business in Europe: Framework for Income Taxation o BEFIT). El BEFIT será un reglamento único del impuesto de sociedades para la UE, basado en las características fundamentales de una base imponible común y la distribución de los beneficios entre los Estados miembros.

Con esta comunicación, que muestra los pasos a seguir por parte de la Unión Europea en materia fiscal, queda claro el futuro comunitario en lo relativo a fiscalidad para empresas: mayor armonía, avanzar hacia un mercado común y responder a los retos de la digitalización y otros aspectos acuciantes como el cambio climático.

Experiencia internacional – Conocimiento local

Auxadi puede ayudarte en todas las etapas de tus procesos internacionales de expansión.

Hacemos más fácil la vida de nuestros clientes al convertirnos en la extensión de tu departamento financiero. Nuestro equipo de expertos se encarga de las necesidades internacionales de contabilidad, tax compliance y gestión nómina.

Confían en nosotros más de 1.200 clientes, de todo tipo de sectores, que tienen siempre disponible la información de todas sus filiales internacionales a través de nuestra plataforma tecnológica MultiCountry, adaptable a todas las necesidades específicas.

Con oficinas en 22 países y una amplia red de partners, prestamos servicios en más de 50 jurisdicciones, utilizando nuestro conocimiento local y nuestra experiencia internacional para, como expresa nuestra misión, hacer más fácil la vida de nuestros clientes.

¿Necesita más información?

Contacta con nosotros
Marta Reguera

Marta Reguera
Director Tax Support

Toda la información está actualizada en el año 2021. Este contenido ha sido preparado como guía general sobre asuntos de interés únicamente, y no constituye asesoramiento profesional. En ningún caso se debe actuar en base a la información contenida en este documento sin obtener asesoramiento profesional específico. Ninguna representación o garantía (expresa o implícita) se da en cuanto a la exactitud o integridad de la información contenida en estas páginas, y, en la medida permitida por la ley, AUXADI no acepta o asume ninguna responsabilidad o deber de cuidado derivado de cualquier consecuencia que usted o cualquier otra persona que actúe, o se abstenga de actuar, en confianza en la información contenida aquí o por cualquier decisión basada en ella.