La casuística a la hora de establecer el cálculo de nóminas en Suiza puede ser considerada como una de las más complejas y, aunque determinar el sistema óptimo de retención de nómina es un esfuerzo que cada empresa debe llevar a cabo, comprender algunas claves del sistema suizo ayudará a despejar muchas dudas.

Hay muchas contribuciones, deducciones e impuestos diferentes, en función del cantón o región de Suiza, que deben ser consideradas para calcular correctamente la nómina de un empleado. De ellos, existen tres que son especialmente importantes en Suiza: el estado nacional del empleado, el impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRFP) y plan de pensiones.

Tipo de empleado

Antes de comenzar a procesar el salario de un trabajador, es necesario identificar cuál es su situación laboral. El cálculo de la nómina varía en función del permiso de trabajo suizo que tenga el empleado. Así, los empleados que trabajan en Suiza o los nacionales suizos que trabajan para una empresa extranjera de la Unión Europea están sujetos a diversos grados de deducciones, contribuciones y subsidios que afectarán al cómputo final de la nómina salarial.

Algunos de los visados de trabajo más comunes son:

Visado Características Principales Cosa(s) a Tener en Cuenta
L Contratos con fechas finales Indemnización por gastos
B Contratos indefinidos Restricciones libres de impuestos restringidos
C 5 años desde la entrada (ciudadano de la UE); 10 años desde la entrada (ciudadanos de fuera de la UE) Sujeto a las obligaciones de deducción y contribución suizas estándar
D Vivir en el extranjero con un contrato de trabajo suizo Varía dependiendo de las circunstancias individuales.

Impuesto sobre la renta

Las retenciones de IRPF están sujetas al tipo de visado que tenga el empleado y aunque el IRPF es un impuesto directo que debe pagarse sobre la base de la declaración de impuesto individual, el empleador está obligado a deducir todos los importes de los impuestos de aquellos empleados extranjeros que no tengan residencia suiza o no estén casados con un ciudadano suizo. En este caso, el empleador deberá también informar y transferir a las autoridades el monto de las deducciones, al menos anualmente.

La cuantía del impuesto varía según los cantones y depende, entre otras cosas, de lo siguiente:

  • Lugar (los aranceles varían mucho de una ciudad a otra en Suiza)
  • Estado civil (suizos, extranjeros, con permiso de residencia)
  • Religión (personas registradas, miembros registrados)
  • Ingresos y estabilidad económica

Planes de pensiones

Igual de importante que el cálculo de las deducciones fiscales son las cotizaciones a la Seguridad Social de Suiza. El país cuenta con un sistema especial basado en tres pilares diferentes según las contribuciones a seguridad social.

Pilar I: Se trata de un plan de pensiones estatal obligatorio que consta de varios planes de seguros. Garantiza un apoyo mínimo para la existencia e incluye el seguro de vejez, el seguro de invalidez y las prestaciones de compensación de ingresos.

Pilar II: También son obligatorios los planes de pensiones de empleo y el seguro de accidentes. Estas deducciones del seguro de trabajo y accidentes tienen por objeto mantener el nivel de vida de la persona.

Pilar III: El plan privado de pensiones es opcional. A menudo se presenta en forma de una cuenta de ahorros o de jubilación flexible. Los empleados individuales pueden optar por cubrir el resto de sus ingresos que no se verían complementados con los dos primeros pilares.

Cabe reseñar que en Suiza estos pilares de pensiones obligatorios y opcionales se concilian con los planes de seguro específicos al final del año por cuenta del empleado.

De hecho, los cálculos de la nómina y el procesamiento de los pagos son únicos en cada país. En consecuencia, asociarse con un proveedor de nómina global con experiencia puede ser la mejor manera de garantizar el correcto cumplimiento de la nómina de sus empresas a nivel nacional y local.