A pesar de que los Países Bajos no se han visto tan golpeados por la crisis del COVID 19 como sus países vecinos, el gobierno holandés ha tomado unas medidas fiscales y laborales muy interesantes para minimizar el impacto económico de la pandemia.

Entre las iniciativas que ha adoptado el Gobierno holandés, se encuentran algunas que podemos identificar también en otros países del entorno, como son el aplazamiento de los impuestos, la reducción del interés de demora o la exoneración de sanciones por presentación tardía de declaraciones.

En el caso holandés, estas medidas no serán automáticas y para realizar un aplazamiento, se debe presentar una solicitud y las compañías han de demostrar que han experimentado problemas debido a la crisis del coronavirus.

Esta solicitud de aplazamiento debe realizarse por un periodo máximo de tres meses, aunque existe la posibilidad de aplazar por un mayor tiempo siempre que se aporte el informe de un experto independiente que así lo dictamine.

Otra medida que alivia al contribuyente en estos tiempos difíciles es la reducción temporal de la tasa de interés de demora al 0,01 %. En relación a las sanciones y recargos, el gobierno ha reiterado que no impondrá sanciones ni recargos por el pago extemporáneo de impuestos.

Pero la que sin duda es la medida estrella viene en el ámbito laboral, y versa sobre la compensación temporal de los costes laborales, siendo del salario más un 30 %. De esta manera aquellas compañías que prevean una pérdida de facturación de al menos un 20 % pueden solicitar al Instituto Neerlandés para la gestión de seguros (UWV) la compensación de los costes de la nómina hasta un máximo del 90 % de la misma, todo ello ligado a la caída de los ingresos de la compañía. En las últimas fechas se ha determinado que el máximo sobre el que esta medida es aplicable se cifra en 9.538 euros.

El Instituto para la gestión de seguros hará un pago anticipado del 80 % de la compensación y los empleadores continuaran pagando el 100 % del salario a los trabajadores. Esta medida se ejecuta durante tres meses, aunque en los últimos días se ha establecido la posibilidad de que se extienda por otros tres meses con requisitos adicionales.

Por último, se está diseñando la forma en el que las empresas puedan trasladar las pérdidas del ejercicio en curso al beneficio del 2019. Recordemos que normalmente, las pérdidas de un ejercicio fiscal en curso sólo pueden compensarse con los beneficios del ejercicio anterior tras presentar la declaración de impuestos para el ejercicio actual.

La crisis del Coronavirus está suponiendo importantes retos para todas las empresas y en este contexto la información es esencial. En Auxadi somos expertos en brindar servicios de valor agregado en lo relativo a contabilidad, tax compliance y gestión de nómina internacional. Si necesitas ampliar lo expuesto aquí, no dudes en contactarnos.

¿Necesita más información?

Contacta con nosotros

Francisco Javier Curto
Multi-country Manager International Desk

Toda la información está actualizada en el año 2020. Este contenido ha sido preparado como guía general sobre asuntos de interés únicamente, y no constituye asesoramiento profesional. En ningún caso se debe actuar en base a la información contenida en este documento sin obtener asesoramiento profesional específico. Ninguna representación o garantía (expresa o implícita) se da en cuanto a la exactitud o integridad de la información contenida en estas páginas, y, en la medida permitida por la ley, AUXADI no acepta o asume ninguna responsabilidad o deber de cuidado derivado de cualquier consecuencia que usted o cualquier otra persona que actúe, o se abstenga de actuar, en confianza en la información contenida aquí o por cualquier decisión basada en ella.