Casi ya no cabe duda de que, posiblemente auspiciado por el fenómeno bitcoin, las criptomonedas representan una de las grandes innovaciones tecnológicas de los últimos tiempos. Tanto es así que el pasado 8 de junio, Nayib Bukele, presidente de El Salvador, anunciaba la puesta en marcha de un proyecto de ley para convertir el bitcoin en moneda de curso legal en el país centroamericano, junto con el dólar. De esta forma, el 7 de septiembre de 2021, El Salvador será el primer país del mundo que apoye y fomente activamente el uso cotidiano de esta criptomoneda.

Desarrollado por una persona que se hace llamar Satoshi Nakamoto (se desconoce la verdadera identidad e incluso se sospecha que puede ser un grupo de personas), el bitcoin fue diseñado originalmente para operaciones diarias como una forma de evitar la infraestructura bancaria tradicional, y como reacción a la crisis financiera mundial de 2008. Mientras que el bitcoin como moneda en El Salvador podría ser un experimento de su viabilidad diaria y operativa, las criptodivisas se están comportando como un seguro de valor y una cobertura contra la inflación (hecho que, en el caso del bitcoin en particular, el hecho de que sólo se puedan minar 21 millones de bitcoins, apoya la idea de que nos encontramos ante una especie de “oro digital”).

En la última década, el bitcoin se ha alejado de los inversores minoristas y se ha vuelto atractivo para los inversores institucionales. JP Morgan está lanzando su primer fondo de bitcoin. Y el repunte más reciente del bitcoin en 2020 se produjo después de que varios nombres respetados de las finanzas hablaran con aprobación de su potencial para protegerse de la inflación prevista por el gasto gubernamental mundial durante la pandemia. Considerada como un avance deseable, esta participación institucional aporta más liquidez y ayuda a contener la volatilidad, aunque las fluctuaciones salvajes son constantes.

Entonces, ¿podremos vernos en la situación de que otros países sigan el ejemplo de El Salvador y las criptomonedas se conviertan en moneda de curso legal?

Lael Brainard, miembro del Consejo de la Reserva Federal de los EE.UU., expuso recientemente los argumentos a favor de una moneda digital segura y respaldada por el sistema bancario que permita crear un sistema de pagos más eficiente y ampliar los servicios financieros disponibles para la población estadounidense. De hecho, se espera que este organismo publique en breve un documento en el que se exponga su opinión sobre las ventajas y los riesgos asociados a un eventual y posible dólar digital. Mientras tanto, JPMorgan ha creado su propia criptomoneda respaldada por el banco. Conocida como JPM Coin, se utilizará para liquidar instantáneamente las transacciones entre los clientes de su negocio de pagos al por mayor.

El Banco de Inglaterra también se ha pronunciado al respecto, mediante un documento con el que amplía el debate sobre la moneda digital respaldada por el banco, e identificó cinco principios básicos para guiar su futura involucración respecto a las monedas digitales: la inclusión financiera, el ecosistema competitivo, la protección de la privacidad, la protección de la capacidad del Banco para cumplir con la estabilidad monetaria y financiera y la evaluación de si las innovaciones de la moneda no digital podrían ofrecer los mismos beneficios.

Mientras tanto, Japón está trabajando de cara a presentar su propia criptomoneda para 2023, y el Banco Popular de China ha estado llevando a cabo pruebas de moneda virtual en sus principales ciudades (pudiendo incluso llegar a probar un yuan digital con los visitantes extranjeros durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022).

“El uso o la aceptación del bitcoin por parte de las multinacionales y los fondos es todavía un fenómeno incipiente y, según estudios recientes, la mayoría de los CFOs no se plantean introducir este tipo de divisas en día a día. Independientemente de su evolución futura, este tipo de innovación requiere de la mejor tecnología, de un seguimiento constante y de partners expertos en la materia”, explica Raimundo Díaz, Global Head of International Corporations de Auxadi.

Experiencia internacional – Conocimiento local

Auxadi puede ayudarte en todas las etapas de tus procesos internacionales de expansión.

Hacemos más fácil la vida de nuestros clientes al convertirnos en la extensión de tu departamento financiero. Nuestro equipo de expertos se encarga de las necesidades internacionales de contabilidad, tax compliance y gestión nómina.

Confían en nosotros más de 1.500 clientes, de todo tipo de sectores, que tienen siempre disponible la información de todas sus filiales internacionales a través de nuestra plataforma tecnológica MultiCountry, adaptable a todas las necesidades específicas.

Con filiales en 22 países y una amplia red de partners, prestamos servicios en más de 50 jurisdicciones, utilizando nuestro conocimiento local y nuestra experiencia internacional para, como expresa nuestra misión, hacer más fácil la vida de nuestros clientes

Necesitas más información

Contacta con nosotros

Raimundo Diaz
Global Head of International Corporations

Toda la información está actualizada en el año 2021. Este contenido ha sido preparado como guía general sobre asuntos de interés únicamente, y no constituye asesoramiento profesional. En ningún caso se debe actuar en base a la información contenida en este documento sin obtener asesoramiento profesional específico. Ninguna representación o garantía (expresa o implícita) se da en cuanto a la exactitud o integridad de la información contenida en estas páginas, y, en la medida permitida por la ley, AUXADI no acepta o asume ninguna responsabilidad o deber de cuidado derivado de cualquier consecuencia que usted o cualquier otra persona que actúe, o se abstenga de actuar, en confianza en la información contenida aquí o por cualquier decisión basada en ella.