Cuándo, dónde y cómo comenzar con la internacionalización es uno de las decisiones más complejas que una organización puede hacer, pero es también una de las más beneficiosas, si se dan los pasos adecuados y contando con la información correcta.

En nuestra serie analizamos las complejidades que hay que considerar cuando expandimos nuestra actividad en el exterior, especialmente en lo relativo a la diferente legislación, regulaciones y regímenes fiscales, laborales y contables.

En nuestra nueva entrega, revisamos algunas de las complejidades que hay que tener en cuenta al comenzar a operar en Reino Unido.

¿Prefieres descargar el documento en pdf?

Descárgar pdf

Contexto

El Reino Unido, que ocupa el puesto 8/190 en el Ranking Doing Business, ha ostentado de manera histórica la condición de ser uno de los HUB financieros mundiales por excelencia. Casi el 60% de las empresas Fortune 500 tienen su sede europea en Londres y el sector de los fondos de inversión comprenden un valor de 1,5 billones de libras. La cultura empresarial del Reino Unido se basa en la cortesía, cordialidad, disciplina y puntualidad. Y aunque el Brexit ha ayudado a crear una cierta incertidumbre, especialmente regulatoria, sigue siendo uno de los productores más importantes del mundo, con industrias farmacéuticas y aeroespaciales civiles/militares particularmente importantes (las cuales actualmente producen vacunas contra la COVID-19), y su mercado de consumo es uno de los más importantes en Europa.

El Reino Unido se encuentra forma por cuatro países distintos: Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, con ligeras diferencias en las leyes fiscales y laborales. La legislación estatal del Reino Unido la establece el parlamento de Westminster (en Londres). Después del traspaso de competencias, Gales, Escocia e Irlanda del Norte también tienen sus propios parlamentos y hegemonía para controlar sus propias economías, sistemas educativos y de salud, justicia, sector rural, vivienda, medio ambiente, transporte e impuestos. Estas cuatro administraciones descentralizadas trabajan juntas para contribuir conjuntamente al Parlamento del Reino Unido, y todas están comprometidas con los principios de comunicación, colaboración y coordinación.

Oportunidades

Los sectores con un mayor potencial son las tecnologías de la información y comunicación, la biotecnología, las industrias creativas (música, cine, videojuegos, animación, etc.), la aviación y las energías renovables. Además, la falta de desarrollo en la infraestructura en ciertas regiones de Reino Unido también puede resultar una oportunidad.

El mercado de fondos del Reino Unido es uno de los más grandes del mundo, siendo un propicio campo de oportunidades para los administradores de fondos y gestores. Según datos de The Investment Association a finales de 2019 el mercado de fondos del Reino Unido era cuatro veces mayor que el propio PIB del Reino Unido. En 2018 había 1.100 administradores de inversiones alternativos (AIM) en el Reino Unido. Comparativamente, el mercado de fondos del Reino Unido es significativamente más grande que cualquier país de la UE.

Además, iNews comunicó que en agosto, según cifras de FE Fund Info, “El fondo de renta variable promedio del Reino Unido ha obtenido casi el 70% desde los mínimos del mercado [COVID-19], veinte puntos porcentuales más que el FTSE 100 y cinco puntos porcentuales más. que el S&P 500, lo que resulta el fondo promedio. Los realmente buenos han devuelto entre un 100% y un 150% «.

Inversión Extranjera Directa (FDI)

Los principales socios de inversión del Reino Unido (en términos de FDI) son los Estados Unidos, las Islas Vírgenes Británicas (la Isla de Man y las Islas del Canal: Jersey, Guernsey, etc.), los Países Bajos, Luxemburgo, Bélgica, Japón y Alemania. La mayoría de los flujos de FDI se dirigen al sector de servicios financieros, servicios profesionales, científicos y técnicos, comercio y transporte.

Con algunas excepciones, el Reino Unido no discrimina entre nacionales y personas extranjeras en la constitución y operación de empresas privadas. No existen leyes ni regulaciones que limiten la propiedad y la inversión extranjeras en el Reino Unido. Sin embargo, existen leyes de competencia y es posible que se requiera aprobación para adquisiciones lideradas por inversores de grandes entidades del Reino Unido. Todos los negocios de banca, seguros y servicios financieros requieren de dicha autorización reglamentaria. Bajo la Enterprise Act de 2002 el gobierno puede intervenir en ciertas fusiones. Además, los cambios recientes en la regulación redujeron los umbrales para la revisión de fusiones en tres sectores específicos: inteligencia artificial, tecnología de autenticación criptográfica y materiales avanzados. Además, en abril de 2021, el Proyecto de Ley de Inversión y Seguridad Nacional introdujo un régimen de selección de inversiones distinto para las empresas que buscan obtener el control de una empresa o activo en sectores identificados por el gobierno como «sensibles». También se mantienen niveles de control sobre ciertos sectores, incluidos: transporte, energía, salud, defensa y medios de comunicación.

El Reino Unido ofrece un entorno amigable y propicio para los inversores extranjeros, y las restricciones de propiedad de capital extranjero solo se aplican en una breve lista de sectores. La Ley de Industria de 1975 permite al gobierno del Reino Unido prohibir la transferencia del 30% o más de las principales empresas manufactureras británicas a propietarios extranjeros, si dicha transferencia se considera contraria a los intereses del país.

En el Reino Unido se encuentran disponibles subvenciones financiadas con fondos públicos y privados y otras formas de apoyo empresarial, cuyo objetivo principal es promover la inversión empresarial en regiones fuera de Londres. También hay exenciones de impuestos y apoyo para las empresas que se mudan a una Zona Empresarial, incluidas las asignaciones de capital del 100% en plantas y maquinaria para las empresas que se lanzan en ciertas regiones. Las zonas empresariales se pueden encontrar ubicadas en cualquiera de los cuatro países del Reino Unido, así como zonas francas.

Doing business y establecimiento en el país

Todas las empresas del Reino Unido están registradas a través de Companies House, una agencia ejecutiva del Departamento de Negocios e Innovación. Constituir una empresa comprende alrededor de 5 días. Los formularios para todos los procedimientos requeridos (incorporación, disolución, cambio de directores, cambio de dirección registrada, etc.) se pueden encontrar online, así comon guías sobre las regulaciones y requisitos del Reino Unido y modelos de plantillas. También hay información detallada sobre las obligaciones de registro y presentación de empresas extranjeras en el Reino Unido.

Dado que el Reino Unido está formado por cuatro países distintos, existen diferencias legales entre las jurisdicciones y tres ubicaciones distintas donde se puede registrar una empresa. Inglaterra y Gales tienen leyes compartidas, mientras que Escocia e Irlanda del Norte tienen sus propios registros de empresas. Cualquier empresa registrada en una cierta localización tiene plena vigencia y efecto en las demás. No obstante, la dirección registrada de la empresa no puede trasladarse de un país a otro. Por ejemplo, una empresa registrada en Escocia debe permanecer dentro de Escocia; si se registra en Inglaterra, sus operaciones deben realizarse en Inglaterra. Es posible configurar sucursales en diferentes países del Reino Unido. Esto permite, por ejemplo, una oficina central en Londres y operaciones en Irlanda del Norte.

Hay varios tipos diferentes de empresas disponibles en el Reino Unido, aunque la mayoría de las empresas se inician como sociedades limitadas (Ltd) o sociedades de responsabilidad limitada (LLP).

Tipo Número de socios Capital mínimo Responsabilidad
Sociedad de responsabilidad limitada por acciones (Ltd) Uno o más socios Sin mínimo, aunque normalmente suele ser una cantidad suscrita de £1. Todo el capital debe estar desbloqueado. La responsabilidad está limitada a la cantidad aportada.
Sociedad de responsabilidad limitada (LLP) / (LP) Al menos dos socios. Sin mínimo La responsabilidad es limitada.
Sociedad general (GP) Al menos dos socios. Sin mínimo La responsabilidad de los socios es conjunta e ilimitada.
Sociedad anónima (Plc) Uno o más socios. Se requiere un capital mínimo de £50,000 – del cual 25% debe ser desembolsado. La responsabilidad está limitada a la cantidad aportada.
Sociedad cooperativa de interés colectivo Sin mínimo Sin mínimo La responsabilidad de los socios es solidaria.

Las empresas de fondos y servicios financieros que están bajo el ámbito de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) deben solicitar la aprobación regulatoria.

Impuestos y contabilidad

El año fiscal corporativo del Reino Unido va del 1 de abril al 31 de marzo, y los estados financieros deben prepararse anualmente y enviarse a Companies House. Los estados financieros de las empresas públicas nacionales y extranjeras deben prepararse de acuerdo con las Normas NIIF, específicamente la NIC 102 – «La Norma de Información Financiera aplicable en el Reino Unido y la República de Irlanda». Las empresas deben llevar a cabo una auditoría anual.

Como mencionamos anteriormente, las cuatro entidades del Reino Unido tienen regímenes fiscales ligeramente diferentes, pero el grado de variación es leve, comparable a los regímenes de otros países de diferentes estados o municipios. Her Majesty’s Revenue and Customs (HMRC) controla el régimen fiscal del Reino Unido, y la administración fiscal comprende unas 100 horas al año de media.

Las empresas residentes en el Reino Unido pagan impuestos sobre sus ingresos mundiales. La principal tasa del impuesto sobre la renta de las empresas es del 19%, y se aplica una tasa de beneficios desviados del 25% a las empresas multinacionales que utilizan acuerdos ‘’falsos’’ para desviar beneficios al extranjero con el fin de evitar los impuestos del Reino Unido. Así mismo, el Reino Unido tiene tratados de doble imposición con muchos países.

Una empresa no residente paga el impuesto de sociedades del Reino Unido solo sobre los beneficios de la entidad ubicada en Reino Unido o de los beneficios atribuibles al comercio, la negociación o el desarrollo en Reino Unido. A partir del 6 de abril de 2020, las empresas no residentes en el Reino Unido (incluidas aquellas que invierten en propiedades del Reino Unido a través de vehículos de inversión colectiva) deberán pagar el impuesto de sociedades sobre las ganancias de las propiedades del Reino Unido. Cualquier otro ingreso en Reino Unido recibido por una empresa no residente está sujeto al impuesto sobre la renta del Reino Unido a una tasa del 20%, sin ningún tipo de desgravación.

Se dispone de un crédito fiscal para investigación y desarrollo (I + D) y se está introduciendo un régimen de patentes, que permite a las empresas aplicar una tasa efectiva del 10% a todas las ganancias de las patentes calificadas.

Hay varios impuestos medioambientales aplicables en el Reino Unido, incluido un impuesto a los vertidos, un impuesto al cambio climático y un impuesto a los agregados (Aggregates levy). El IVA en Reino Unido es del 20%, aunque existe una larga lista de artículos sin IVA.

Las reglas regulatorias en el Reino Unido se encuentran en un proceso de actualización después del Brexit, aunque en este punto muchas regulaciones solo muestran cambios menores (si los hay). La FCA es la mejor fuente para conocer las actualizaciones de los mercados financieros.

Gestión de nómina y legislación laboral

La mayoría de los trabajadores a tiempo completo en el Reino Unido realizan una semana laboral de 35 a 40 horas. Los empleados a tiempo completo tienen derecho a un mínimo de 28 días de vacaciones anuales remuneradas (dentro de los cuales se puede incluir o no los ocho días festivos del Reino Unido). Existen diferentes requisitos para quienes trabajan en ‘horarios irregulares como los trabajadores a tiempo parcial, los trabajadores por turnos y los trabajadores a tiempo temporal.

El horario nocturno se encuentra regulado en el ‘’Reglamento sobre el tiempo de trabajo’’ y comprende entre las 11:00 p.m. y 6:00 a.m. Cualquier trabajador que trabaje regularmente durante al menos tres horas comprendidas dentro de dicho período se considera un trabajador nocturno.

La edad mínima para trabajar a tiempo completo es de 16 años (si no se encuentra estudiando) y 18 años para el trabajo nocturno, aunque el trabajo a tiempo parcial en agricultura y horticultura se puede realizar a partir de los 13 años.

En el Reino Unido hay un salario mínimo nacional (a partir de la finalización de la escuela) y un salario digno nacional (a partir de los 23 años o más). Las personas en formación tienen una tasa específica la cual se ajusta después del primer año si se tiene más de 19 años.

23 o más 21 a 22 18 a 20 Menor de 18 En formación
£8.91 £8.36 £6.56 £4.62 £4.30

No hay obligación legal de pagar horas extras, por lo tanto, no hay niveles mínimos de pago de horas extras, aunque la tasa de pago promedio no debe situarse por debajo del Salario Mínimo Nacional.

Las contribuciones pagadas por el empresario totalizan el 13,8% de todas las ganancias superiores a £ 170 por semana y son deducibles del impuesto sobre la renta de las sociedades. Se trata de una cotización del Seguro Nacional, que cubre las prestaciones por desempleo y manutención, maternidad y duelo. Además, todos los empresarios deben pagar el 3% de los ingresos del trabajador en un plan de pensiones del personal.

En 2020, alrededor del 24% de los trabajadores del Reino Unido pertenecían a un sindicato. Los sindicatos están disponibles para los sectores público y privado y, aunque la afiliación a los sindicatos está disminuyendo con el tiempo, los sectores de fabricación, transporte, enseñanza y distribución están muy sindicalizados.

Sistema bancario

Todas las empresas registradas en el Reino Unido requieren una cuenta bancaria comercial separada. Además, la mayoría de los pagos emitidos en el Reino Unido se completan mediante transferencia bancaria o BACS. Muy pocas empresas utilizan cheques o efectivo para enviar remesas.

Existen regulaciones estrictas contra el blanqueo de capital para la verificación de identidad de los no residentes. De hecho, las regulaciones son tales que la mayoría de los bancos comerciales (Barclays, Lloyds, etc.) no ofrecen cuentas comerciales a no residentes o dificultan enormemente el proceso. Las opciones bancarias, sin embargo, incluyen los bancos en línea mejor calificados y los cargos por mes varían según los servicios adicionales requeridos.

La mayoría de los bancos del Reino Unido permitirán la apertura de cuentas online, incluso para directores de empresas no residentes, siempre que la empresa esté registrada en Companies House.

En resumen

Tras el Brexit, el Reino Unido todavía está terminando de perfilar sus principios legisladores y reguladores, y se encuentra en fase de estabilización. Hay algunas áreas que aún están revisando sus políticas, y aún podríamos ver cambios para las exportaciones e importaciones en la UE, el regulación y empleo.

El Reino Unido sigue siendo una pieza fundamental en el escenario mundial y foco principal para algunos de los mayores gestores de fondos e inversores institucionales, y seguirá atrayendo negocios y manteniendo su posición como centro financiero líder. No obstante, la investigación y el asesoramiento resultan fundamentales en tema de las regiones del Reino Unido que ofrecen las mejores oportunidades y beneficios para la inversión.

Experiencia internacional – Conocimiento local

Fundada en 1979, Auxadi es una Firma de servicios profesionales de origen familiar que hace más fácil la vida de sus clientes, entre los que se encuentran multinacionales, fondos de Private Equity y de Real Estate. Somos líderes en gestión de servicios internacionales de contabilidad, tax compliance, gestión de nómina y creación y administración de SPVs. Conectamos Europa y América con el resto del mundo a través de nuestra sede en Madrid, oficinas en EE.UU. y nuestras 22 filiales internacionales, prestando servicio en más de 50 jurisdicciones.

Toda la información está actualizada en el año 2021. Este contenido ha sido preparado como guía general sobre asuntos de interés únicamente, y no constituye asesoramiento profesional. En ningún caso se debe actuar en base a la información contenida en este documento sin obtener asesoramiento profesional específico. Ninguna representación o garantía (expresa o implícita) se da en cuanto a la exactitud o integridad de la información contenida en estas páginas, y, en la medida permitida por la ley, AUXADI no acepta o asume ninguna responsabilidad o deber de cuidado derivado de cualquier consecuencia que usted o cualquier otra persona que actúe, o se abstenga de actuar, en confianza en la información contenida aquí o por cualquier decisión basada en ella.