La pandemia motivada por la COVID-19 ha tenido un profundo impacto a nivel global. Sin embargo, el aislamiento social necesario para minimizar las pérdidas humanas en los periodos más críticos ha supuesto también una gran oportunidad, mediante el desarrollo de los servicios digitales necesarios para sustituir las interacciones presenciales, creando oportunidades de crecimiento para empresas tecnológicamente innovadoras como las Fintechs.

Por fintech entendemos aquellas empresas que utilizan la tecnología para ofrecer productos financieros, haciendo del I+D+i su seña de identidad, y centrados en una experiencia personalizada para el cliente. Son compañías altamente tecnológicas, especializadas, transparentes, menos burocráticas y sin grandes estructuras físicas, lo que se traduce en importantes ventajas competitivas, como poder ofrecer tipos más bajos y mayores beneficios a sus clientes.

Las start-ups fintech han han crecido a merced de los grandes bancos y a las compañías de seguros, pero sus servicios también han llegado a clientes que no eran atendidos por la infraestructura convencional (como los jóvenes y los trabajadores informales), lo que garantiza unas perspectivas prometedoras de expansión en un futuro próximo.

Las primeras fintechs aparecieron en Brasil en 2013, y el sector ha crecido rápidamente desde entonces. De 2015 a 2021, el número de este tipo de compañías que operan en Brasil creció un 147% (llegando a más de 1.100 empresas en 2021), y el sector logró 517 millones de dólares de inversión sólo en el primer semestre de 2021.

Según el Ranking Global Fintech 2021 de Findexable, Brasil es actualmente el mayor ecosistema fintech de América Latina y la 14 a nivel global y São Paulo es la 4ª ciudad en el ranking (detrás de San Francisco, Londres y Nueva York). Es innegable que hay muchas posibilidades de expansión a corto plazo, sobre todo para satisfacer las necesidades de mercados prometedores como las ciudades de Belo Horizonte, Río de Janeiro, Curitiba, Porto Alegre, Florianópolis y Brasilia.

147%

De 2015 a 2021, el número de este tipo de compañías que operan en Brasil creció un 147% (llegando a más de 1.100 empresas en 2021), y el sector logró 517 millones de dólares de inversión sólo en el primer semestre de 2021

El ecosistema fintech brasileño se concentra mayoritariamente en la Región Sur y Sudeste, que comprende los cuatro estados vecinos de Río de Janeiro, São Paulo, Minas Gerais y Espírito Santo. Más del 72% de las empresas están establecidas en esa región, aunque el sector está muy diversificado. Las fintech más comunes son los medios de pago (como PicPay, Pag Seguro y Mercado Pago), crédito (Creditas), seguros (Minuto Seguros) y los servicios bancarios digitales (NuBank, C6 Bank y Neon).

Aunque todavía tiene un carácter oligopolístico (sólo 5 instituciones tienen el 84% del mercado), el sector financiero en Brasil está madurando y experimentando un proceso de desconcentración, aumentando la competitividad y creando oportunidades de beneficio. Incluso los grandes bancos se dieron cuenta de que necesitaban cambiar su forma de operar, y recientemente comenzaron a asociarse con las fintechs o a desarrollar servicios similares, lo que pone de manifiesto el dinamismo del mercado. Por ejemplo, los programas de prestaciones sociales relacionados con la COVID requirieron componentes digitales, lo que en última instancia condujo a que otros 14 millones de brasileños se incorporaran al mundo de la banca digital en 2020.

Este movimiento dinámico también es visible en la bolsa. Los bancos tradicionales de Brasil (Itaú, Bradesco, Santander y Banco de Brasil) sufrieron una caída de casi el 40 % durante la pandemia, mientras que el unicornio fintech, Inter, tuvo un aumento de la acción de casi el 25 %.

Otros factores importantes que estimularon el crecimiento del sector fueron la modernización tanto de la infraestructura como del sistema bancario brasileño, y los recientes cambios en la legislación que regulan y estimulan la inversión de las empresas tecnológicas en el mercado financiero e igualan la competitividad.

Significant changes to the Brazilian banking system include the recent adoption of the instant and free electronic payment method, «PIX», in October 2020 and the launch of “Open Banking” in August 2021 (sharing of customer bank data among all financial institutions, subject to prior authorization) – both of which are important instruments for the creation of diversified financial products that better suit the needs of the clients and level the competitive field. Fintechs are perfectly adapted to make the most out of opportunities afforded by these legislative and regulatory changes.

Further, Brazil’s Central Bank (BACEN), responsible for monitoring all financial activities, has established a series of specific rules and norms for each type of financial product or service to be offered. Among the regulations that impact Fintechs is Law nº 12.865/2013, which can be seen as the trigger for the emergence of financial startups as it significantly modernized the Brazilian payment system. These new rules were followed by Resolutions nº 4656, 4657 and 4658/2018, both important to guarantee the independence of the fintech activities, and Law No. 3709/2018, dealing with Data Protection and establishing the penalties for the inappropriate use of personal data.

La pandemia y las nuevas tecnologías han creado oportunidades rentables, y el marco regulatorio del país fomenta la inversión tanto de empresas nacionales como multinacionales

Entre los cambios significativos en el sistema bancario brasileño destacan la reciente adopción del método de pago electrónico instantáneo y gratuito, «PIX», en octubre de 2020, y el lanzamiento de la Banca Abierta en agosto de 2021 (intercambio de datos bancarios de los clientes entre todas las instituciones financieras, previa autorización), ambos instrumentos determinantes para la creación de productos financieros diversificados que se adapten mejor a las necesidades de los clientes. Las fintechs se están adaptando, de esta forma, para aprovechar las oportunidades que ofrece la reciente modernización del sector.

El Banco Central de Brasil, responsable de supervisar todas las actividades financieras, estableció una normativa específicas para cada tipo de producto o servicio financiero que se ofrezca. Entre las regulaciones que impactan a las fintechs se encuentra la Ley nº 12.865/2013, que puede considerarse como el detonante del surgimiento de las start-ups financieras, ya que modernizó significativamente el sistema de pagos brasileño. A esta nueva normativa le siguieron las Resoluciones nº 4656, 4657 y 4658/2018, ambas importantes para garantizar la independencia de las actividades fintech, y la Ley nº 3709/2018, para regular la Protección de Datos y que establece sanciones por el uso inadecuado de los datos personales. Existe incluso un entorno de pruebas controlado para las innovaciones financieras, apodado «Regulatory Sandbox», debidamente regulado por la Resolución CMN nº 4.685/2020. Más recientemente, la Ley Complementaria nº 182/2021 estableció un Marco Legal para las start-ups, delimitando con éxito el área de actuación de las fintech y aumentando la transparencia de las empresas que entran en el sector.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que el entorno actual de Brasil es muy propicio a la creación y expansión de las fintechs, y a la consecuente disrupción del dominio antes exclusivo de los bancos tradicionales. La pandemia y las nuevas tecnologías han creado oportunidades rentables, y el marco regulatorio del país fomenta la inversión tanto de empresas nacionales como multinacionales.

Se prevé una competencia feroz en el mercado de las fintech en Brasil en un futuro próximo, pero el tamaño y el potencial del mercado nacional (con una población de 214,6 millones de habitantes) hacen sin duda de Brasil una opción extremadamente atractiva para las inversiones en el sector de las fintech.

¿Necesitas más información?

Contacta con nosotros

André Ricardo Dannemann
Brazil Country Manager

Andre Victor Cannux Radocza
Tax Brazil

Experiencia internacional – Conocimiento local

Fundada en 1979, Auxadi es una Firma de servicios profesionales de origen familiar que hace más fácil la vida de sus clientes, entre los que se encuentran multinacionales, fondos de Private Equity y de Real Estate. Somos líderes en gestión de servicios internacionales de contabilidad, tax compliance, gestión de nómina y creación y administración de SPVs. Conectamos Europa y América con el resto del mundo a través de nuestra sede en Madrid, oficinas en EE.UU. y nuestras 22 filiales internacionales, prestando servicio en más de 50 jurisdicciones.

Toda la información está actualizada en el año 2021. Este contenido ha sido preparado como guía general sobre asuntos de interés únicamente, y no constituye asesoramiento profesional. En ningún caso se debe actuar en base a la información contenida en este documento sin obtener asesoramiento profesional específico. Ninguna representación o garantía (expresa o implícita) se da en cuanto a la exactitud o integridad de la información contenida en estas páginas, y, en la medida permitida por la ley, AUXADI no acepta o asume ninguna responsabilidad o deber de cuidado derivado de cualquier consecuencia que usted o cualquier otra persona que actúe, o se abstenga de actuar, en confianza en la información contenida aquí o por cualquier decisión basada en ella.